amcmh.org Índice boletines Suscribirse a boletines 23 mayo 2014

Boletín Armas para defender la salud nº 245

El encuentro entre la medicina china y la medicina occidental, mitos y hechos

1ª Parte: Falsificación de la historia de la civilización y de la ciencia chinas.

2ª Parte: La transmisión fraudulenta de la acupuntura a occidente.

[Versión en PDF]

Alfredo Embid

 

Foto: Dr. Johan Nguyen

La siguiente parte de este trabajo se basa en el libro de Johan Nguyen “La recepción de la acupuntura en Francia. Una biografía revisitada de Georges Soulié de Morant” Pero el libro no trata solo de la vida de Soulié de Morant, ni de la introducción de la acupuntura en Francia como puede sugerir su título, es mucho más. [1]

Foto: Portada del libro La recepción de la acupuntura en Francia.

Francia fue la pionera de la introducción de la acupuntura, por su particular contexto sociocultural de la época, en relación con los países anglosajones e hispanoparlantes, pero todos los países de occidente se vieron afectados incluso hasta hoy.
 
Georges Soulié de Morant (1878-1955) es considerado como el introductor de la acupuntura en Occidente. Cónsul de Francia en China, testigo de la eficacia de la acupuntura en una epidemia de cólera, médico chino formado en acupuntura merecedor de altas distinciones como el “glóbulo de coral cincelado” y finalmente candidato de Francia al premio Nobel.

Este mito de Soulié de Morant es desmontado en el libro de Johan Nguyen con una minuciosidad detectivesca y una documentación impresionante. Johan demuestra que “mintió sobre su historia, sobrevaloró su papel, enmascaró sus fuentes…”  y lo  más grave a mi juicio: demuestra que la “verdadera acupuntura china”, como el propio Soulié de Morant la llamó, que diseminó en occidente distaba mucho de serlo. Ni era verdadera, ni era china.

Foto: La “verdadera acupuntura china” no es china.

El trabajo de Johan Nguyen director de Acudoc (centro de documentación del GERA [2]) es, como todos los suyos, riguroso y está bien documentado. Las biografías de Soulié de Morant son analizadas pieza a pieza y contrastadas con otros documentos de la época en un trabajo de investigación muy laborioso al que el autor se entregó apasionadamente durante dos años. Me consta por haber sido amablemente invitado a vivir unos días en su casa en Toulón justo cuando estaba terminándolo.  El tema lo merecía ya que, contrariamente a lo que pueda pensarse, el fenómeno del invento de la “verdadera acupuntura”  trasciende ampliamente la vida de Soulié de Morant. Ha influenciado de forma muy importante el desarrollo y la práctica de la acupuntura en occidente y por desgracia sigue haciéndolo. Es por lo tanto un libro de lectura obligada para los acupuntores y para todos los que se interesan por el desarrollo de la Medicina China, pero también para aquellos a los que interesa la historia de la tergiversación de la civilización oriental en occidente. 
         
He intentado resumir algunos aspectos del libro y he separado mis comentarios personales dándoles notas a pie de página. Las notas, fuentes y referencias a pie de página del libro de Johan no están recogidas ya que son muy extensas y suman nada menos que 1.110. Incluyen fuentes de los archivos nacionales de ultramar, del ministerio de asuntos exteriores, de los archivos nacionales y otros, además de la correspondencia recopilada por el colegio francés de acupuntura. Recomiendo encarecidamente consultarlas en su libro.

Georges Soulié de Morant el mitómano.

Foto: La fotografía emblemática de la leyenda: Soulié de Morant “cónsul de Francia” en Kunming en 1908, rodeado de 4 personajes oportunamente mantenidos en el anonimato. Se trata de hecho “abajo y a la izquierda del vice rey Xi Liang como lo atesta el parecido en un retrato tomado poco después en Manchuria (ver foto siguiente). Abajo a la derecha se trata sin duda del verdadero cónsul de Francia Henry Bourgeois como lo indica su uniforme de cónsul con bordados sobre la chaqueta, mientras que Soulié de Morant aparece con uniforme de interprete”. [3]

Foto: Xi Liang

Teniendo en cuenta la importancia ocultada de los personajes reales es inevitable concluir que el encuadre ha sido falsificado para centrarlo en el falso cónsul Soulié de Morant.
No era la única foto falsificada, otra con el anterior y verdadero cónsul en Yunan Henry Arnould está  fechada en 1906 lo que es imposible ya que solo llegó allí en 1907.

Foto: el cónsul en Yunan Fou 1906.

He encontrado esta foto que Johan solo cita y que es interesante ya que el cónsul aparece centrado como es debido con su traje oficial. Soulié de Morant se puede ver en un segundo plano con su uniforme de traductor a la izquierda fácilmente reconocible por su gran estatura.

Foto: Georges Soulié de Morant

Pero no son solo las fotos, os sorprenderá saber que muchas de las cosas que Soulié de Morant o sus biógrafos relatan son demostradamente falsas. He aquí algunas de ellas:
Aunque sus biógrafos lo presentan como cónsul de Francia en China en Yunnan Fou, (Kunming), Tianjing, Shanghai y Pekín, en realidad no fue cónsul de Francia en China, excepto cónsul interino durante 3 meses en Kunming antes de la llegada del nuevo cónsul en 1908. El grado de cónsul de segunda clase le fue otorgado después, en Francia en 1917 cuando decidió retirarse de la carrera activa y por ese motivo. ¿Te preguntarás porqué lo hizo?
Aparte de ascender en la titulación tenía un proyecto de crear un centro oficial de estudios arqueológicos y de bellas artes en Pekín del que él sería el director, con financiación del ministerio de Bellas Artes nacional, de la Escuela Francesa de Bellas Artes de Hanoi y también una parte privada de anónimos “amantes del arte oriental”. Personalmente me pregunto si no tendría que ver con el saqueo que sufrió el país durante la época colonial. El proyecto era una copia de otro presentado años antes de la primera guerra mundial por Victor Segalem. Pero este ambicioso plagio fue rechazado por todos los organismos oficiales  implicados.
Después de fracasar y de paso faltando a su palabra, pidió volver al Ministerio de Asuntos Exteriores, lo que también le fue denegado y en 1927 fue expulsado definitivamente.  
Resumen de su trayectoria profesional  según la presentación del Dr Johan Nguyen en el XVI Congreso Nacional FAFORMEC.[4]

En China 1901 – 1909.
• 1901 Secretario – intérprete (ferrocarril Pekin- Hankou)
• 1903 Alumno – intérprete (consulado de Shanghaï)
• 1907 Intérprete de 2ª clase (consulado de Kunming)

En Francia
• 1917 Cónsul de 2ª clase (puesto a disposición y nunca reintegrado)
• 1927 Expulsado del ministerio de Asuntos Exteriores.

En resumen su trayectoria profesional muestra que fue un trepa fracasado.
Resulta que no estuvo veinte años en China, 15 de ellos estudiando acupuntura como pretende su biografía. Solo estuvo menos de 9, entrecortados por largos periodos de enfermedad donde tuvo que ir a Francia por dos veces y una a Japón para restablecerse. En total siete años, solo 5 como diplomático y como veremos ninguno estudiando acupuntura.
No estuvo durante la rebelión de los Boxers sino que llegó meses después de que esta hubiese acabado en diciembre de 1901.

Foto: Rebelión de los boxers

No estuvo en la corte de Pekín, ni menos aún conoció a la emperatriz. Tampoco conoció a Sun Yat Sen, futuro presidente de la República China, ni tuvo relaciones de íntima amistad con el vice rey de Kunming Xi Liang, ni vivió otros episodios novelescos que cuenta en su biografía.
Sus pertenencia a una sociedad secreta china, la triada de la Tres armonías, es más que cuestionable. Todavía más las enseñanzas esotéricas, incluyendo la visión a través de las paredes, supuestamente recibidas de los lamas en el Tibet donde no estuvo nunca...

Johan documenta extensamente todo esto y concluye.
“Profesionalmente fue una personalidad de segundo plano: Grado subalterno en el Ministerio de Asuntos Exteriores, no reconocido por la sinología oficial y con una notoriedad literaria real, pero modesta comparada con la de otros diplomáticos escritores… Inversamente, es sin duda porque estaba al margen en sus campos profesionales, fracasado respecto a sus ambiciones, como pudo girarse en un momento dado hacia la acupuntura y tomar un lugar central. Los médicos franceses le reabrieron una puerta que había sido cerrada en el “Quai d' Orsay[5]” (Ministerio de Asuntos Exteriores) y en la Escuela de Lenguas Orientales.”

 

La “verdadera acupuntura china” no es china.

Foto: Soulié de Morant

Soulié de Morant nunca inició estudios de medicina en Francia como dijo. Pero lo más importante es que tampoco estudió medicina china, ni practicó la acupuntura durante su estancia en China.
Se auto otorgó poderes, distinciones y títulos que le permitían ejercer en China cuando en la época ningún título era necesario para hacerlo y el ejercicio de la medicina era completamente libre, según numerosos testimonios. La profesión médica solo será institucionalizada en 1930 cuando Soulie de Morant ya llevaba 2 décadas en Francia.
A pesar de que cualquiera podía ejercerla debo recordar que había constancia de exámenes médicos desde el año 758, y que los médicos diferenciados de los chamanes existían desde siglo VI antes de JC. Además de cuestiones específicas de medicina estos exámenes incluían los mismos conocimientos generales que se exigían a cualquier letrado como base: cultura general, literatura, historia, filosofía clásica, ética, etc. [6]
En el hospital consular en el que supuestamente ejerció la única mención que se hace de Soulié de Morant es como intérprete en el hospital y en otros lugares.

Curiosamente aunque se supone que aprendió y practicó la acupuntura durante su estancia en China, de 1902 a 1909, solo escribirá su primer artículo sobre la medicina china en 1929. Sin embargo durante este intervalo de 20 años publicará unos 30 trabajos sobre diversos aspectos de la cultura china, sin mencionar para nada la medicina.

Foto: Soulie de Morant 20 años de silencio

Además durante esos 20 años de su silencio se publican en Francia varios libros y numerosos artículos sobre la Medicina Tradicional china y vietnamita, en varias revistas médicas de historia de la medicina, pero ninguno es de él.

No es, como frecuentemente se considera, el primer autor europeo que trató la Medicina China.

Foto: Berlioz

Otros occidentales publicaron libros y artículos mucho antes que él: Berlioz, padre del famoso músico (1816), Cloquet que experimentó la acupuntura en los hospitales de París (1825), el misionero Régis Huc que fue el primer europeo en llegar a Lahasa (1853), El capitán Dabry de Thiersant “La medicina en los chinos” (1863), Gautier (1879), Edmond Nordeman (1896), Jules Regnault médico de la marina en Vietnam que publica su tratado de “Medicina y farmacia en los chinos y Anamnitas” (1902), Charles Hery Litolf (1909, 1910), León Wieger, misionero, sinólogo y médico (1917). Hubo incluso una tesis doctoral presentada en Francia sobre la Medicina Vietnamita en 1911 por Le Qan Trinh. Por cierto Soulié de Morant o no los cita o lo hace para denigrarlos o minimizar su importancia. Por ejemplo no clasifica los artículos y el importante libro de 900 páginas de Wong Chimin y de Wu Lien-teh “Historia de la medicina china” publicado en 1932 en el apartado de trabajos documentados y serios e incluso los acusa de “describir la medicina china rápidamente en base a artículos ingleses”.  Estos autores eran profesores de la Universidad nacional de Pekín.

Foto: Wong Chimin

El primero fue el fundador de la sociedad de historia de la medicina china y había publicado artículos en la revista Lancet.

Foto: Wu Lien-teh

El segundo además fue el primer médico chino diplomado en la Universidad de Oxford y el héroe que controló en 1911 la epidemia de peste en Manchuria. En su parte del libro describe la evolución de la medicina tradicional a lo largo de los siglos hasta la llegada de la medicina occidental y augura la fusión entre ambas en una “nueva medicina”.
Algo que sin duda desagradó a Soulié de Morant, paladín intransigente de la oposición y de la incompatibilidad entre ambas.   
 
Contrariamente a lo que Soulié de Morant afirma, muchos médicos franceses sabían chino y publicaron libros sobre la medicina como Jules Regnault en 1902, Graux en 1914. Otros además ejercieron en China como Segalem que fue médico personal del general Yuan Shikai, futuro presidente de la República china, Barbecieux que tradujo textos de medicina china, igual que André Féray en 1907, que además relanzará la facultad de Medicina de Kunming en 1909 redactando cursos en chino. Precisamente en Kunming fue donde ejerció Soulié de Morant en su última época de diplomático y la fecha coincide con el regreso de este a Francia.
Destaquemos que entre estos testimonios sobre la acupuntura previos a las obras de Soulié de Morant hay ya 2 tratados extensos:

Foto: Regnault

El de Jules Regnault  “Medicina y farmacia en los chinos y Anamnitas”, que además sabía vietnamita y vivía en Asia, y el del capitán Dabry de Thiersant “la medicina en los chinos”.

Foto: Dabry

Tampoco es cierto que no hubiese disponible ningún léxico de términos médicos como S. de Morant dice, el libro de Jules Regnault incluye uno en los 3 idiomas con denominaciones científicas y caracteres chinos.
Además desde 1909 el Cuerpo de asistencia médica indígena exigió obligatoriamente a los médicos franceses candidatos, el dominio de al menos una lengua oriental.

En 1928 en París Soulié de Morant encuentra un pequeño colectivo de médicos que se interesan por las medicinas antiguas. Paul Ferreyrrolles, Marcel Martiny y Therese Martiny han formado un grupo que se reúne en París y en Londres que llamaron “El cruce de Cos” en alusión a la isla de Cos donde vivió Hipócrates. Paul Ferreyrrolles es homeópata y médico termalista.

Foto: Dr Paul Ferreyrrolles

El Dr. Paul Ferreyrrolles encarga traducciones a Soulié de Morant. Juntos publican el primer artículo en 1929. En él, Soulié de Morant se describe a sí mismo como un simple observador de la acupuntura “que hemos visto aplicar en China”, no como un médico chino.
Nada hace suponer que sea algo más que un documentalista y traductor, y menos un acupuntor experimentado formado en China, todos los médicos de la época son unánimes al respecto.
De hecho en el tratado del Dr. Paul Ferreyrrolles de 1951 y en un artículo de 1934, Soulié de Morant es descrito como sinólogo documentalista.

   Fotos: Marcel Martiny

Lo mismo afirma la pareja de doctores Therese y Marcel Martiny. Este último comenta que Soulié de  Morant fue “un gran autodidacta.”

Foto: Dr. Jacques Fladin

Y también el Dr. Jacques Fladin que fue jefe de servicio del hospital Bichat de París donde Ferreyrrolles comienza a practicar acupuntura en 1932. Esta consulta se desplazará al hospital St. Louis en 1934, y después a Beaujon. Soulié de Morant tiene estrictamente el papel de sinólogo y no firma ninguna de las publicaciones del servicio de Fladin. Surgen también otras consultas en hospitales homeopáticos; Bellan, H. Hahneman, H. St Jacques. En el hospital Leopold Bellan Therese de Martiny abre una consulta de acupuntura en 1933 a la que Soulié de Morant asiste regularmente. Con todo, el número de acupuntores en Francia no pasa de 50.

Numerosas otras contradicciones demuestran que Soulié de Morant de hecho nunca tuvo formación de acupuntura en China.
Su afirmación de que poseía “todos los libros de medicina china publicados a lo largo de los siglos” es evidentemente una fanfarronada. Ni siquiera adquirió sus libros en China ya que las ediciones que menciona son posteriores a su estancia.
Además en su bibliografía de la historia de la literatura China, publicada 17 años antes de iniciar su ”carrera” de acupuntor (1912) incluye un apartado de medicina donde faltan 2 libros que (según él) fueron la base de su formación y su obra.  En 1912 en su lista de obras de medicina china incluida en su Ensayo sobre la literatura china es sospechoso que falten precisamente dos textos; el Zhen Jiu da cheng y el Yi xue ru men, supuestamente esenciales de su formación y de su obra médica posterior.
 
Puedes preguntarte: ¿si no aprendió en China donde lo hizo?

Soulié de Morant no adquirió sus saberes en China a comienzos de los años 1900, sino en París después de 1927, en parte de una fuente japonesa.

Foto: Yukikazu Sakurazawa en el centro fumando.

Se trata de Yukikazu Sakurazawa que residió en Francia de 1929 a 1935. Sakurazawa era un comerciante que tradujo el libro de acupuntura “Acupuntura y medicina china verificada en Japón” de Tadanao Nakayama.

En este libro Soulié de Morant aparece como traductor, a pesar de que no sabía japonés...
Pero no se trata solo de la transmisión de una técnica, para entender lo que sucedía es necesario inscribirlo en un contexto sociocultural y político más amplio.
Para Sakurazawa la ciencia occidental (kagaku) analítica moderna se opone a la ciencia oriental (gakumon) sintética, tradicional, exactamente igual que sostienen René Guénon[7] y otros en Francia relacionados con el neohipocratismo de moda.
El movimiento neohipocrático europeo en medicina se transforma en los medios nacionalistas de Japón en un argumento antioccidental. Por ejemplo el libro de Allendy “Orientación de las ideas médicas”, en japonés se traduce por “el declive de la medicina occidental”.

Foto: libro de Nakayama.

Nakayama era una figura de la derecha nacionalista y militarista japonesa. Publica textos sobre la superioridad de los japoneses, que según él es total; científica, técnica, artística y moral. Sakurazawa por su parte publica el libro “la raza blanca como enemigo” título que deja claras sus tendencias racistas. De hecho ambos eran antisemitas y simpatizantes del nazismo.
Nakayama está ligado al grupo “facción de Manchuria” partidario de una expansión japonesa en Asia empezando por la creación del estado fantoche de Mandchoukouo donde Tadanao Nakayama y Yukikazu Sakurazawa intervendrán en el plano sanitario... En este círculo nacerá el proyecto Fugu que pretendía instalar refugiados judíos ricos en una región autónoma de Manchuria.
Sin embargo, a pesar de estar ligado al militarismo expansionista japonés, en Europa Sakurazawa se presentara como pacifista, defiende la espiritualidad asiática que se opone al materialismo occidental y se hace misionero de la asociación Shokuyo  promotora del método del Dr. Ishizuka Sagen basado en la dietética. Según este método todas las enfermedades de deben a un desequilibrio de la relación potasio/sodio que el identifica abusiva y simplistamente con el yin/yang.

Foto: Sakurazawa “el principio único”

Sakurazawa se cambiará el nombre en 1947 y se convertirá en George Osawa conocido como fundador de la macrobiótica.

Foto: Sakurazawa alias George Osawa

Foto: C.W. Hufeland.

El término no es de él, viene del médico alemán C.W. Hufeland (1762-1836) que publicó el libro “Makrobiotik o el arte de prolongar la vida humana” 1796. Sus libros se hicieron muy famosos en Europa donde aparece ligado al fundador de la homeopatía Sanuel Haneman, y son traducidos rápidamente al japonés. A su vez Hufeland probablemente es influenciado por la publicación en París del libro chino “Tchang – seng o el arte de procurarse una larga vida” en 1735, libro que incluye un capítulo sobre la importancia de la alimentación.

Foto: El libro de Osawa que insulta al Zen.

La macrobiótica de Sakurazawa, transformado en Georges Osawa, será más conocida por su discípulo americano de Boston Michio Kushi que la promoverán mundialmente con un nombre más comercial: “el Zen macrobiótico”.

Foto: Michio Kushi

Esta yincana transcontinental de hipótesis, también será presentada en occidente como la auténtica dietética oriental del principio único e identificada abusivamente con la dietética de la medicina china lo que es un error evidente cuando se examinan ambas.

“La transferencia de la acupuntura a Francia aparece así como una reconstrucción francesa neo hipocrática de una práctica japonesa, siendo esta a su vez una reconstrucción neoclásica a partir de antiguos textos médicos chinos. El contexto japonés de un retorno a los valores y a los saberes tradicionales frente a la hegemonía de la medicina occidental ha llevado a respuestas que se insertan en el contexto neo hipocrático europeo que mezcla las reflexoterapias y toda clase de medicinas “douces” (término francés que podría traducirse por suaves).  Pero lo que en Japón solo es una modalidad posible, una propuesta de una escuela neoclásica entre otras, va a ser presentado a los médicos franceses como una norma de la verdadera acupuntura.”
Johan demuestra a lo largo del libro como “la acupuntura en Francia no surgió de un linaje chino sino que es una versión franco – japonesa concebida en París en los años 30 para responder a intereses locales ligados al contexto de la época.”

Foto: Nguyen Van Nghi

El Dr. Nguyen Van Nghi, padre de Johan, habla de “acupuntura colonial”, afirmando que “la acupuntura de Soulié de Morant era una reconstrucción francesa para uso de occidentales en base a sus prejuicios hacia Oriente.”
Las épocas coinciden, Soulié de Morant nace al principio de la colonia francesa en Vietnam y muere un año antes de su derrota en la batalla de Dien Bien Phu.
Durante el colonialismo francés los hospitales cumplen una función política así  “ayudan a convencer a los chinos de la superioridad de la ciencia francesa... para reforzar la influencia que debe ser preponderante” afirma Wilden cónsul francés en Kunming.
A lo que es preciso añadir en mi opinión el aspecto supremacista y racista. Así por ejemplo  Jules Ferry va más lejos, habla del “derecho que tienen las razas superiores sobre las razas inferiores, existe un derecho porque existe un deber. Tienen el deber de civilizar a las razas inferiores.”[8]

Este es el contexto de la época en la que la acupuntura se implanta en Francia para extenderse a Europa y al mundo.
La recepción de la acupuntura en Francia y su desarrollo inicial se produce en el contexto histórico y social de los años 30 entre las dos guerras mundiales. Es preciso constatar que casi todos los médicos que la empiezan a practicar son homeópatas y la mayoría de los hospitales donde se abren servicios de acupuntura son hospitales homeopáticos, de hecho algunos intentarán un sincretismo creando la homeosiniatría y los puntos de Weihe. Coincide con la creación de la sociedad psicoanalítica, y con el auge de un movimiento neo hipocrático, que colabora en que las mentiras de Soulié de Morant sobre la acupuntura y en general sobre Oriente sean recibidas como una confirmación de sus principios.
“La historia es acogida como auténtica porque cuenta la fábula neo hipocrática que los médicos franceses querían oír” concluye Johan.
En mi opinión no todo en el movimiento neo hipocrático es censurable ni puede meterse en el mismo saco. Este movimiento que es heterogéneo, cuenta con personajes dogmáticos y fundamentalistas que enfrentan una ciencia médica profana con una ciencia tradicional como René Allendy,  y que las consideran irreconciliables al estilo de Guenon, pero también con otros más razonables como Pierre Delore que propone la integración de la medicina tradicional con la medicina científica.
El movimiento neo hipocrático disfruta durante esta época de un cierto interés e incluso del apoyo de la medicina institucional y universitaria durante unos años. 
A mi juicio el neo hipocratismo responde a una reacción y a unas demandas lícitas contra el materialismo creciente en medicina, la relación psicosomática y el terreno, la  individualización del tratamiento, las terapias naturales y tradicionales entre las que se encuentra la acupuntura. Pero coincido con Johan[9] en que el movimiento neo hipocrático se convierte en un error cuando establece
1) la oposición entre tradición y ciencia
2) la oposición entre Oriente (reducido a  la tradición) y Occidente
(reducido a la modernidad, la ciencia, la racionalidad)
3) la instauración de una distinción de naturaleza entre medicina occidental y medicina china.

El neo hipocratismo se inscribe en el contexto intelectual de la época que responde a una reacción contra el materialismo.
Pero también coincide también y se funde en algunos casos con diversas formas de neo espiritualismo y esoterismo que amalgaman metafísica, teosofía, rosacruces, hermetismo,  gnósticismo, espiritismo, cábala, alquimia, numerología, quiromancia, etc.
De hecho. El propio Soulié de Morant estuvo muy ligado a los ambientes esotéricos de la época y en especial a Judith Gauthier hija del escritor Theophile Gauthier el mismo adepto del espiritismo y el ocultismo.

Foto: Judith Gauthier

Foto: Theophile Gauthier

Judith, que se hacía pasar por la reencarnación de una princesa china, pertenecía a la orden de los Rosacruces y estaba relacionada con Sâr Péladan una figura del ocultismo Francés.
Siguiendo las interconexiones entre estos movimientos, encontramos algunas de ellas sorprendentes.  Curiosamente Soulié de Morant tuvo como alumno a Roger Wybot cuyo verdadero nombre era Roger Paul Warin, patrón del contraespionaje francés de 1944 a 1959 adepto de la numerología y la parapsicología.

Foto: Gladio

Roger participó en la refundación del movimiento templario ligado a los servicios secretos de la red Gladio, formada por la CIA para luchar contra el comunismo tras la II guerra mundial.[10]
Recordemos que la red Gladio estaba a su vez ligada a la extrema derecha y fue responsable de atentados terroristas como el de la estación de Bolonia para atribuírselo falsamente a la izquierda italiana[11]

    Fotos: René Guénon.

Particularmente influyentes serán las ideas del francés René Guénon que resaltan la existencia de una tradición original inmutable perdida  (aunque conservada en algunos lugares de oriente) y la contraposición entre una ciencia “profana”, inferior, relativa y una ciencia “sagrada” superior detentadora de la “verdad” encriptada reservada a unos pocos iniciados.

     Fotos: el modesto René Guénon

Guénon como tantos otros maestros afirma modestamente “no hay, que sepamos, nadie que haya expuesto en occidente las ideas orientales auténticas, excepto nosotros mismos”[12]

Este pensamiento elitista ha sido siempre adoptado por personajes, evidentemente pertenecientes a las clases favorecidas, ya que justifica su posición social,  sus privilegios y la opresión social.

Johan afirma que la “La leyenda del cónsul acupuntor se inserta mucho más allá de sus protagonistas y no es más que un reflejo de una construcción orientalista nunca cuestionada realmente con múltiples prolongaciones. Es una fábula orientalista en la que el sabio occidental se define como el poseedor del verdadero del saber de oriente, saber incomprendido y traicionado por el oriental moderno.”
Esta visión, con su séquito de omisiones y tergiversaciones, es aprovechada por aquellos que quieren presentarse como los verdaderos depositarios de la auténtica tradición. Poseer monopolísticamente el conocimiento “superior” siempre ha sido la pretensión de las élites de “iniciados” y no solo en la medicina.
Sus consecuencias aún las seguimos padeciendo hoy en día gracias a otros que, como Soulié de Morant, se siguen autoproclamando como los guardianes de la “verdadera” tradición, despreciando la realidad que incluye los evidentes avances de la Medina China moderna. 

La falsificación de la medicina china.

Johan no es muy blando al definirla.  “La acupuntura de Soulié de Morant es normativa, jerarquizando arbitrariamente sus prácticas en base a un modelo Guénoniano (haciendo referencia a René Guénon precedentemente citado) oponiendo el saber superficial al profano y el saber auténtico y sagrado del iniciado, el “truco” de la “comprensión profunda”[13].  Es una acupuntura dogmática que se opone a una acupuntura pragmática. Pero el dogma presenta como chino lo que no es más que una reconstrucción japonesa y como tradición antigua lo que no es más que una reconstrucción moderna.”

A nivel técnico se plantearon también objeciones sobre la personal versión de la “verdadera acupuntura”. Por ejemplo a nivel de diagnóstico su insistencia en el examen de los pulsos “cuya perfecta igualdad testimonia el estado de salud” En mi opinión es una mera especulación que además ignora la variabilidad de los trayectos y profundidades de la arteria radial evidente para cualquiera que haya pasado tiempo en la sala de disección y la variabilidad que existe naturalmente en personas sanas.

Foto: Diagnóstico por los pulsos chinos

El examen de los pulsos de Soulié de Morant  posee características diferentes de la práctica china habitual. Se vuelve central, el “único fundamento” de la decisión terapéutica... es también en sí mismo el objetivo terapéutico: conseguir su igualdad perfecta. Según él técnicamente es imperativo tomarlos antes, durante y después de cada sesión.
Johan precisa que en la práctica china contemporánea el examen de los pulsos no es más que un elemento del diagnóstico, a relacionar con los otros elementos clínicos.   
La búsqueda de esta igualdad implica técnicamente un análisis comparativo de los diferentes segmentos del pulso radial, ligados a una función particular lo que se opone a un análisis cualitativo global.

Los pulsos según Soulié de Morant. “L’Acuponcture chinoise” Atlas Maloine S.A. Paris 1985 Fig 79

Johan anota también que ambos métodos están descritos en la literatura médica china clásica, pero la práctica china utiliza preferentemente el segundo. Por ejemplo la inmensa mayoría de los casos clínicos reportados en la literatura china del siglo XX describen los pulsos según  sus aspectos cualitativos globales.
De todos modos tampoco puede identificarse esta forma de acupuntura con la que se practicaba en Japón, donde otras escuelas se centraban en la palpación abdominal.
Debo confesar que no fue hasta traer a Madrid a Johan Nguyen [14], cuando comencé a aclararme con los pulsos.
Por otra parte desde los años 70 pude observar que un análisis comparativo de las diferentes localizaciones de los pulsos según los autores occidentales arroja resultados discordantes.  Cada autor tiene su opinión lo que no puede sino desconcertar a todos aquellos que se han molestado en leer a más de uno. [15]

No todos los médicos franceses de la época se dejaron engañar por esta mistificación. El presidente de la sociedad de acupuntura Dr. Charles Flandin confiesa “un cierto escepticismo” con relación a esta magnífica teoría de los pulsos formulada por Soulié de Morant y relata la anécdota siguiente:
“Habiéndome hecho testar los pulsos por grandes expertos obtuve en un cuarto de hora resultados muy diferentes.”
Esto no solo sucedía en Francia, con unos años de retraso lo mismo sucedió en España. Peor aún porque las primeras obras en español estaban todas inspiradas en la enseñanza de Soulié de Morant.[16] Uno de los primeros acupuntores nacionales todos los días cuando llegaba nos leía un fragmento del grueso libro de Soulié de Morant como si de la biblia se tratase, otros utilizaban libros de sus discípulos como Niboyet. [17]

Foto: Niboyet

El pulso era tomado;  minuciosamente y en un silencio religioso por unos, o mientras comentaban las noticias con el paciente por otros.  Era cuantificado con números en una ficha por algunos, pero en general otros se reservaban su misterio que les permitía justificar cualquier “diagnóstico”.  Desde el principio sospeché la mistificación. Recuerdo en una ocasión que otro de ellos pretendió darme una demostración de cómo la terapéutica modificaba el pulso pidiéndome que lo tomase antes de aplicarla y luego después. Efectivamente se modificó, lo cual no es extraño después de aplicar calor en moxa sobre el punto 9P ¡que está justamente sobre la arteria radial donde se toma el pulso!.   

Me chocó que en contraste la historia clínica fuese breve y a veces prácticamente inexistente. Uno de ellos prácticamente no hablaba con los pacientes y se limitaba a este examen antes de aplicar la fórmula de acupuntura que tenía escrita en una fichita. Algo perfectamente concordante con las hipótesis de Soulié de Morant donde la elección de los puntos estaba basada en el examen de los pulsos independientemente de las quejas de los enfermos. Según esto la demanda del paciente es solo la ramita de la alteración de la circulación energética que es la raíz.
Soulié de Morant ignoró los 4 métodos diagnósticos de la medicina tradicional china sintetizados por el famoso médico Bian Que y elaborados para oponerse a las supersticiones.

1- interrogatorio
2- observación del paciente (aspecto, tez, lengua)
3- percepción (voz, olor, etc) 
4- palpación, no solo del pulso, sino del conjunto del cuerpo y especialmente de los puntos de acupuntura. [18]
Por su parte el célebre médico Pien Chio en el año 501 A. de C. comentaba sobre el examen del pulso y de la tez para diagnosticar: ”esos métodos no son mejores que observar el cielo por un canuto” recomendando juzgar de acuerdo con la condición y la historia del paciente en conjunto. [19]
Es evidente que con algunas particularidades, como la palpación de puntos de acupuntura, estos 4 métodos son similares a los de cualquier medicina como no podía ser de otro modo.
Así el examen de la lengua (que Soulié de Morant omite) siempre ha sido importante en todas las medicinas incluyendo la occidental, como lo prueba el amplio capítulo que le dedica en su libro nuestro famoso clínico Dr Gregorio Marañón.[20]

Este no es el único aspecto de la acupuntura descrita por Soulie de Morant que tiene su origen en teorías modernas japonesas como las de su contemporáneo Sakurazawa (alias George Osawa posteriormente) inventor de la macrobiótica.    
De hecho Johan encuentra que la acupuntura descrita por Soulié de Morant como “la verdadera acupuntura china” también tiene relación con otra forma moderna de acupuntura japonesa que no existía en ninguna otra parte. Se trata de la “terapia meridiana” creada en 1927.

Foto: Yanagiya Sorei inventor de la terapia meridiana.

El fundador de esta escuela es Yanagiya Sorei (1906-1959) un acupuntor de 21 años licenciado a los 17. La escuela de terapia meridiana es en realidad “una reconstrucción moderna, neoclásica a partir del Nan Jing”.

Foto: Yanagiya Sorei

Otros acupuntores europeos como el alemán Eribert Schmidt aprenden en Japón en esta escuela. El propio fundador Yanagiya Sorei viaja a Francia en 1955 y permanecerá en Europa 3 meses. También Osawa vuelve a París en 1957 con otro acupuntor de la misma escuela.

Foto: Georges Osawa en París.

A nivel terapéutico Soulié de Morant propuso su técnica de punciones superficiales (de 3 a 4 mm. como media) que está en contradicción con la que se practicaba en China (de uno a varios centímetros) en la época según numerosos testimonios.  Solo en Japón se utilizaban punciones superficiales y en especial la técnica de pinchar solo a algunos milímetros de profundidad era la recomendada por Nakayama, maestro de Sakurazawa, que a su vez lo fue de Soulie de Morant.

La longitud de las agujas de Soulié de Morant (25mm) es notablemente más corta que la de las agujas chinas (40-80 mm.) e incluso que las japonesas.
El grosor de sus agujas  (0,6 a 1.mm) tampoco tiene equivalente con el empleado en las agujas chinas, que es mas fino. 
La utilización de agujas de oro y plata recomendada por Soulié de Morant tampoco tiene equivalente en China. Solo excepcionalmente se descubrieron 4 agujas de oro y 5 de plata intactas, como curiosidad arqueológica. Se encontraron en la provincia de Hebai en 1968 escarbando en la tumba de Liu Sheng, rey Jing de Zhonggshan de la dinastía Han del oeste 206 A. de C. [21]
Las agujas de estos metales solo aparecen en Japón a partir de 1600. Pero los japoneses solo establecen la distinción de que el oro y la plata son tonificantes con relación al acero, mientras que Soulié de Morant afirma que el oro es tonificante y la plata dispersante. Otros franceses irán más lejos en sus especulaciones como Albert Leprince que propone además agujas de cobre, platino, niquel, zinc... todas con propiedades e indicaciones diferenciadas[22].
Las agujas que utilizaron fueron elaboradas por un joyero artesano en París y poco tienen que ver con las chinas o las japonesas.
Las agujas de Soulié de Morant como puedes ver en la ilustración están elegantemente rematadas por una piedra preciosa incrustada en el mango. Otro invento sin duda muy del agrado de su distinguida clientela.

Foto: el kit de agujas de Soulié de Morant.

 Agujas de Soulié de Morant. “L’Acuponture chinoise” Maloine S.A. Paris 1985 Fig. 9

Foto: Aguja china clásica mucho mas fina

Soulié de Morant se adelantará a la crítica sobre sus agujas con un argumento absurdo e injustificado afirmando que las agujas orientales son ineficaces en los europeos. 
Se me plantea además la cuestión de por qué, si había aprendido en China no trajo los elementos clave de su profesión, las auténticas agujas chinas, japonesas o vietnamitas.

   Fotos: Jacques André Lavier

Uno de los pocos acupuntores franceses que se formó en China, (en realidad en Taiwan) Jacques André Lavier no deja de observar que “los que trajeron la acupuntura a Francia no habían frecuentado las escuelas chinas ya que ignoraban como estaba hecha una aguja”
Johan concluye que “si Soulié de Morant hubiese sido realmente médico chino lógicamente hubiese utilizado agujas de un metal, de una longitud y de un diámetro de características chinas”

  

Dibujo japonés de Nakayama

  Meridiano de Riñón en gráficos actuales del Tratado de Shanghai, Zhen Jiu Xue

Lámina de puntos en el libro de Soulié de Morant. “L’Acuponture chinoise” Maloine Paris 1985

El orden de los puntos tomados de los gráficos del Zhen Jiu Da Cheng que da Soulié de Morant está en desacuerdo con el del libro original, lo que lleva a que Nguyen Van Nang se plantee que “nunca leyó el libro” a pesar de que el mismo afirma que es un libro de referencia, aunque no lo cite en la primera bibliografía que escribió.   

Mucho más grave es que la obtención del deqi o sensación de acupuntura que es central para obtener la plena eficacia de la acupuntura sea omitida en su práctica. La importancia de la obtención del deqi no solo es resaltada por la tradición sino que ha sido confirmada por numerosos estudios clínicos y experimentales realizados en China. No se trata simplemente de un detalle técnico, la obtención del deqi es el vector de la eficacia terapéutica según la tradición, confirmada reiteradamente por numerosos trabajos experimentales modernos.[23] Por el contrario propone una acupuntura que minimiza de la sensación de puntura y desemboca en una acupuntura que no duele, que es preciso reconocerlo, resulta mucho más vendible a los occidentales.

Las traducciones de términos de fisiología china como Qi por energía y de jingluo por meridianos son bien recibidas en el contexto de la época pero también son cuestionables y son consideradas por los sinólogos como “anacrónicas, deformando su supuesto sentido real para responder a la racionalización occidental.”

La acupuntura es presentada como la medicina china, esto tampoco es cierto. No hace mención en su obra de la farmacopea china corrientemente asociada a la acupuntura desde los tiempos más remotos. De hecho la primera farmacopea del mundo es china[24].

Foto: René Bourdiol

En contraste con su ignorancia de la farmacopea, si refiere prácticas mucho menos importantes como la utilización de la orina de niños pre púberes que según uno de sus discípulos, René Bourdiol, él mismo utilizaba diluida con el pretexto de exámenes para preparar medicamentos.[25]
Sin embargo no cita que la utilización de la orina en china con fines diagnósticos está confirmada en la ictericia y en otras enfermedades como la diabetes mellitus. Las variaciones en el sentido de la oscuridad son un signo de agravación y el aclaramiento un signo de mejoría lo que constituye un primer signo experimental conocido por los médicos chinos. [26]
Ni tampoco la utilización de la orina para la extracción y fraccionamiento de hormonas que era practicada por los farmacéuticos chinos a escala industrial, (más de 1000 litros) con fines de obtener preparados terapéuticos de andrógenos y estrógenos desde el siglo XI.[27]  

Foto: Rebelión de los Boxers

Refiere haber sido testigo de ejercicios Taoístas practicados por los boxers para obtener la insensibilidad al dolor. Cosa bastante dudosa porque llegó después de que fuesen aplastados. Y además porque su rebelión ante el colonialismo occidental no debía hacerles muy proclives a hacer exhibiciones frente a uno de sus representantes.

Foto: Las ciencias ocultas en china
 

Escribió un libro sobre “las ciencias ocultas en China: quiromancia china” en 1932, que traduje al español.[28]
Además Soulié de Morant llegó a interpretaciones esotéricas delirantes.
Por ejemplo afirma que existen puntos que favorecen la clarividencia y la mediumnidad.
Jean Cocteau que era, como muchos otros artistas, su paciente, relata que “Soulie de Morant tenía el don del diagnóstico a distancia.”
Pero aunque esto sea más que cuestionable si es cierto que su particular visión si incluía los conceptos de “razas seleccionadas por la herencia” y de “raza pura” mucho antes del nazismo. 

En 1937 describió “un punto que asegura la pureza de la raza suprimiendo las herencias o ancestralidades inquietantes” en un artículo titulado ¿Soy brujo? (“Suis je sorcier?”) y en otro menciona el punto 9 de riñón que “parece interrumpir las herencias destructivas.” 

Según Soulié de Morant “los letrados eran una raza seleccionada cuidadosamente por la herencia desde hacía tantos siglos que corrían el riesgo de ser condenados a muerte por la revolución.”
Aquí la metedura de pata es injustificable. Soulié de Morant tenía que saber que los letrados no habían sido seleccionados por la herencia, ni por supuesto eran ninguna raza. 
Los letrados accedían a los cargos de funcionarios del gobierno no por herencia, sino por exámenes. Y los exámenes eran democráticos, estaban abiertos a todos sin excepción. Algo absolutamente impensable en Europa. Se renovaban y permitían reclutar para el gobierno los mejores cerebros en cada generación. [29]

 

Otras vías de penetración de la acupuntura en occidente.

En los años 50 se publican en Francia muchos artículos de acupuntura japonesa.
El motivo es simple e independiente de la medicina o de consideraciones científicas; China está cerrada a causa de la revolución que, tras solo 100 años de dominación occidental, le devolverá la independencia. 

Foto: Lavier

Foto:  Charles Laville Mery

Así que los acupuntores franceses como Lavier, Charles Laville Mery y otros acupuntores occidentales que van a China en realidad van a Taiwan que se ha convertido en un refugio de los contrarrevolucionarios chinos.  Muchos serán alumnos de Wu Wei Ping cuya obra es traducida al español en Argentina. Pero la isla de Taiwan fue dominada por Japón de 1895 a 1945 y sufrió una gran influencia de la medicina japonesa caracterizado por un desplazamiento de la medicina china por parte de la medicina occidental. Otro taiwanés Hong-yen Hsu introduce en América la farmacopea, pero no la china sino la versión japonesa o Kampo.

Otra vía de penetración de la acupuntura en Francia es Vietnam.

Foto: Albert Champrault

Iniciada por Jules Regnault es continuada por Albert Champrault, médico de la marina que traduce textos chinos a partir de sus versiones vietnamitas que inserta en su tratado de Medicina China.[30] En los años 60 Nguyen Van Nghi colabora en esta empresa y juntos publican “La energética humana en Medicina China”.

Foto: Nguyen Van Nghy

Posteriormente Nguyen Van Nghy será el primero en transferir a Francia la acupuntura china institucionalizada a partir de los textos publicados en Hanoi. Su gran obra es  “Patogenia y patología energética” [31] que en su última edición incluye la colaboración de su hija Cristhine Nguyen Recours.

Foto: obras de Nguyen Van Nghi

Además publica numerosos otros libros y traducciones de clásicos como Nei jing, So Ouen, Zhen jiu da cheng, etc.
Nota Las obras originales son editadas por él mismo.
Contacto: Acupuncture&Moxibustion 172 rue J. Jaurés BP17 – F- 59255 Haveluy 0327438311 jm.stephan@gmail.com

Además funda la revista el mensual del médico acupuntor que se mantiene hasta hoy con el título de “Acupuncture”

Foto: Nguyen Van Nghy

La polémica está servida. La discordancia entre esta y las versiones diseminadas por Soulié de Morant y sus discípulos será objeto de gran controversia en los años 70 que en ocasiones resultó bastante acalorada.

Foto: Niboyet

Uno de los discípulos más furibundos de Soulié de Morant; Niboyet es descrito por Borsarello diciendo: “babeante de rabia exclama ¡solo hay una acupuntura, la nuestra y está en el libro de Soulié de Morant!” un buen ejemplo de dogmatismo.

  
 
Fotos: Borsarello

Jean-François Borsarello conoce bien el enfrentamiento porque colaboraba con Niboyet haciendo traducciones del ruso, idioma que conocía y que resultó en plena guerra fría otra vía menor de penetración de la acupuntura en occidente a partir de autores como el profesor Vogralik.
En realidad la acupuntura ya se introdujo en la Rusia de los zares en 1828. Pero solo se popularizó a partir de 1956, cuando un equipo de médicos rusos viajó a China para aprender. El congreso nacional de médicos de todas las Rusias en 1958 ya incluía investigaciones rusas sobre acupuntura,  fruto de la cooperación científica entre ambos países.[32]

Evolución de la acupuntura en occidente.

Como ya vimos existieron otros trabajos antes de los de Soulié de Morant sobre la medicina China.

    Foto: las 2 obras de Dabry de Thiersant

La primera obra importante (600 pgs) de acupuntura en occidente es la de Claude Philippe Dabry de Thiersant (1826 – 1898) redactada en 1863: “La médecine chez les chinois”. Estuvo en China como capitán del cuerpo colonialista expedicionario en la primera guerra del opio, luego como comisario del gobierno en Tianjin y finalmente como cónsul en Hakou. Además es coautor de otra obra con León Souberain “La Matiere médicale chez les Chinois” sobre la farmacopea china, tema sobre el que Soulié de Morant no habla. Soulié de Morant critica su obra reprochándole haberla escrito con ayuda de un intérprete y un practicante “lo  que se presta a sonreír cuando se conoce el papel de Sakurazawa en sus propios escritos” comenta Johan. Dabry, contrariamente a lo sugerido, si sabía chino, era sinólogo de la sociedad asiática y reconoce haber elaborado su obra con ayuda de médicos chinos que, lejos de cualquier monopolio o esoterismo, pusieron su saber a disposición de los interesados.  El propio Ferreyrolles reconoce su calidad y minuciosidad en la descripciones técnicas de los puntos y de los protocolos utilizados para pincharlos, los síntomas y enfermedades en los que resulta útil, calificándola como la obra “más clara y completa” que le ayudó en sus investigaciones.

Las divergencias entre los escasos acupuntores franceses iniciales ya se habían desencadenado desde mediados de los años 40. En 1945 el grupo de médicos alrededor del Dr. Ferreyrolles con el que trabajó como traductor Soulié de Morant, funda la Sociedad de Acupuntura. Con el Dr.  Jacques Fladin como presidente. En 1952 cuenta con 132 miembros.

Foto: Dr. La Fuye

Otro grupo alrededor del Dr. La Fuye funda el mismo año la sociedad francesa de acupuntura.
Esta última se revela mucho más dinámica; publican en 1947 los archivos de de la Sociedad Francesa de Acupuntura que se convertirán en la Revista Internacional de acupuntura dos años después.
Crea el Instituto del Centro de Acupuntura de Francia para enseñarla, que en 1953 tiene 700 alumnos y miembros. También la Sociedad Internacional de Acupuntura para los congresos internacionales que el mismo año se extiende a 19 países y cuenta con 1.000 miembros.
Funda el sindicato de médicos acupuntores ligado a la Confederación general de sindicatos médicos. Además obtiene gracias a esta última iniciativa desde el comienzo el reconocimiento de la acupuntura en la codificación oficial de la seguridad social donde sigue actualmente y es reembolsada.
 
Foto: Libro de de la Fuye que Soulie de Morant fracasa en acusar de plagio.

En 1945 se calcula que hay unos 50 médicos acupuntores, en 1950 hay unos 28.000, aunque la cifra puede estar sobre evaluada es un aumento enorme.  
La polémica en Francia se agrava especialmente desde que Soulié de Morant es acusado de ejercicio ilegal de la medicina en 1950 por el Sindicato de Médicos acupuntores presidido por el Dr. Roger la Fuye. 

Foto: Los Dres Martiny

Finalmente el juicio se traduce por un “no ha lugar” sin duda teniendo en cuenta el apoyo de la Dra. Therese Martiny que trabajó en una época con él, su particular estatus en la acupuntura, su edad y la hemiplejia derecha que le dio durante la instrucción.
Por el contrario Soulié de Morant se defenderá acusándo a La Fuye a su vez de plagio y de calumnias, pero en un efecto boomerang, perderá el juicio, siendo acusado el mismo de injurias y difamación.

Foto: Paul Ferreyrrolles en 1978, colocando una placa conmemorativa en el edificio donde vivió Soulié de Morant.

Incluso el Dr. Ferreyrrolles con el que colaboró como traductor al inició del capítulo médico de su carrera afirma ante testigos (Niboyet) que “Soulié de Morant nunca estudió acupuntura en China y que debutó con él haciendo traducciones en Francia”. Afirmación que Johan califica como “capital,  ya que es su encuentro en 1927 el que desencadena el proceso de recepción de la acupuntura en Francia. Es la primera persona con la que Soulié de Morant evoca la acupuntura y ambos son coautores del primer artículo de 1929. Por lo tanto tenía una idea muy precisa de los conocimientos de Soulié de Morant antes de 1927 y su testimonio confirma las conclusiones que se pueden sacar del análisis de los archivos”.
Reconoce además que “Soulié de Morant  no es el iniciador en el mundo occidental de la acupuntura oriental” admitiendo que todos los datos fundamentales figuran en el libro de 1863 escrito por Dabry de Thiersant e incluso son más completos ya que este describe todos los puntos y no solo algunos como Soulié de Morant y cubre mas patologías ya en 1983.
Pero las circunstancias en el siglo XIX no eran las mismas que en 1929. Faltaba el apoyo médico que los doctores Ferreyrrolles y Jacques Fladin proporcionaron, faltaba además el interés por el esoterismo y sobretodo el contexto neo hipocrático floreciente de la época para que la acupuntura cuajara. Pero el auge del neo hipocratismo tras la primera guerra mundial será barrido por la segunda guerra mundial perdiendo su apoyo institucional y universitario.

Foto: Soulié de Morant

En 1949 se produce el último episodio de este lamentable culebrón que es la vida de Soulié de Morant.
El profesor Paul Meriel lo propone para el premio Nobel de Medicina. Soulié de Morant y sus apologistas citan el episodio presentándolo como el único  candidato de Francia y como una consagración. Esto “sugiere un reconocimiento colectivo de Francia que no existe. Las proposiciones al premio Nobel son individuales y no de un país” precisa Johan refiriéndose a que son hechas por un panel de profesores y cada cual propone a quien quiere.  Había otros 6 franceses aparte de Meriel que no propusieron a Soulié de Morant, sino que designaron unánimemente como candidato René Leriche por sus trabajos sobre la cirugía del dolor. Así que también es falso que fuera el único candidato al premio Nobel de medicina propuesto por Francia.

Foto: La obra final de Soulié de Morant.

Su candidatura es rechazada, lo que no es extraño pues su obra carece de cualquier trabajo clínico o experimental y los que cita, realizados por otros, no tienen verificaciones o son interpretados abusivamente como los de la independencia de los pulsos que atribuye precisamente a Leriche.
Soulié de Morant finalmente acabará su vida perdiendo el contacto con la realidad y manifestando episodios delirantes relatados por el propio Meriel que le propuso como candidato al Nobel.

Foto: Soulié de Morant.

A pesar de todo esto “durante varios decenios, una parte de los acupuntores franceses seguirá persuadida de que practica la verdadera acupuntura china, tradición milagrosamente recogida por Soulié de Morant.”

Como ves hubo una divergencia importante entre la acupuntura chino vietnamita y la acupuntura tal y como empezó a ser practicada por un reducido número de médicos franceses en los años 30. Sin embargo esta versión se extendió al resto de Europa y se diseminó por del mundo occidental que se abrevaba en el pesebre de estos primeros textos franceses.
Esta versión estaba hecha en realidad a partir de la reconstrucción teórica, hecha a su vez a partir de traducciones de clásicos e ignoraba lo que sucedía en realidad en China. Los acupuntores franceses ignoraban si esas teorías estaban aún en uso o incluso de si tenían aplicaciones médicas prácticas reales. Contradicción que señala Belot cuando se refiere a “los débiles lazos entre las teorías que solo subsisten en los textos y la práctica de los procedimientos terapéuticos empíricos”.
Una situación totalmente en contradicción con la actitud de los chinos para quienes la práctica es prioritaria sobre la teoría y siempre han estado dispuestos a cuestionarla como buena muestra de su pensamiento científico. Como decía Qin Bowei, en medicina china “la experiencia es la premisa más que la teoría”.

Sin duda lo más grave es que la “verdadera acupuntura” como la denominó presuntuosamente Soulié de Morant adjudicándose el papel de sumo sacerdote, se diseminó en occidente durante años y aun hoy sigue desgraciadamente influenciando a muchos acupuntores.

En España sucedió lo mismo y no fue sino tras la publicación de las obras del padre de Johan; Nguyen Van Nghi cuando empezamos a cuestionar esta visión reduccionista. [33] 

A partir de la revolución comunista la situación cambiará radicalmente como explico en el último apartado de este trabajo. 
Tras la visita de Nixon a China, empezaron restablecerse los contactos normales y supimos lo que allí sucedía

Foto: Nixon intentando aclarase con los palillos en China febrero 1972.

Especialmente el cuestionamiento estalló definitivamente cuando se publicaron las voluminosas actas del primer congreso de Pekín en 1978 con los trabajos clínicos y experimentales, y por fin pudimos conocer que hacían realmente los médicos chinos en la práctica.

 

Evolución de la Medicina China en Oriente.

Lo cierto es que, como no podía ser de otro modo, la medicina china evolucionó en el contexto histórico y social de su país de origen. Contexto que es importante conocer.

Es importante saber que la civilización china fue demostradamente científica y tecnológicamente superior a la occidental hasta el siglo XVI.
“Entre el siglo II A de JC y el siglo XVI después de JC la cultura china era mucho más eficaz que el occidente europeo en la aplicación del conocimiento humano de la naturaleza con fines utilitarios”[34]
Esto se ha ocultado.
Si observamos la historia globalmente es inevitable concluir que es la única civilización milenaria que subsistió prácticamente inalterable en sus bases. (Ver primera parte)

En el siglo XIX por primera vez los occidentales lograron penetrar en China y pretendiendo extender su dominación introdujeron el opio para debilitarla. Como antes lo hicieran los holandeses en indonesia utilizaron la droga como arma de guerra.[35] Cuando los chinos se opusieron, la excusa del libre comercio fue utilizada para desencadenar dos guerras del opio.
China cuya dinastía se hallaba en un final de ciclo según muchos observadores, fue derrotada e invadida por el imperio británico, con la participación de una coalición de potencias colonialistas occidentales (incluyendo a la Rusia zarista y Japón). Por primera vez China fue sometida y Pekín saqueado, aunque esto solo duraría unos 100 años, lo que no es mucho teniendo en cuenta sus 5.000 años de historia.
Hubo un choque no solo militar y económico, sino también social. En este contexto la medicina tradicional no fue suprimida, se adaptó y evolucionó coherentemente.
En 1883 con la institucionalización de la medicina occidental en Japón, hubo un intento de marginalizar la medicina tradicional que fue un fracaso. En el siglo XIX los dominadores Qing denigraron la acupuntura y la moxibustión suprimiéndolas del hospital imperial en 1822. Se intentó abolir la medicina tradicional de nuevo, en 1929 la tentativa fue promovida por parte de algunas autoridades como el Dr. Yu Yunxiu de formación occidental. Esta iniciativa absurda de abolir en China la medicina tradicional china naturalmente también fracasó.

Foto: epidemia de peste pulmonar en Manchuria

La epidemia de peste de 1910-11 es un hecho importante y significativo en la historia de la medicina china aunque sea poco conocido.  Johan me mostró la documentación que resumo.
En ese invierno la región de Manchuria fue azotada por una importante epidemia de peste pulmonar. La epidemia era extremadamente virulenta y mató a 60.000 personas en algunos meses llegando hasta Tianjin cerca de la capital. Tuvo trascendencia internacional ya que podía extenderse y también convertirse en una excusa para la intervención militar de occidente.

Foto: Wu Lien teh

El encargado especial para contenerla fue Wu Lien teh médico del colegio imperial de medicina militar de Tianjin que tenía formación en medicina occidental e “instauró rápidamente medidas drásticas desconocidas hasta entonces en China: cordones sanitarios, visitas sistemáticas a la búsqueda de posibles pacientes, desinfección, aislamiento de enfermos, cuarentena, máscaras, gafas y trajes especiales para el personal médico...” e incineraciones ya que debido al frío era imposible enterrar a los cadáveres. Esta medida a pesar de que choca con las tradiciones funerarias se aplicó gracias al apoyo de Xi liang, vice rey de Manchuria y el permiso del Emperador.
Pero la cámara de comercio de la provincia de Shenyang decidió poner en marcha su propio hospital dirigido por especialistas de medicina tradicional para tratar a los enfermos refractarios a la medicina occidental. A pesar de que el hospital se organizó con un ala de aislamiento para los casos confirmados, la enfermedad lo arrasa. 18 de los 19 médicos y más de 200 pacientes mueren y el hospital es cerrado a los 10 días de haberse abierto. 
No es el único caso, “en Harbin la tasa de mortalidad en los practicantes tradicionales es de 90% mientras que solo era del 5% en los médicos de formación occidental. Esta mortalidad considerablemente elevada es atribuida al simple hecho de no llevar máscara frente a una enfermedad de propagación interhumana por vía respiratoria.”
A pesar de estos lamentables y dramáticos episodios, finalmente la epidemia es vencida y acaba en marzo 1911.
Al mes siguiente el 3 de abril, se organiza el primer congreso médico internacional en Mukden (Chenyang) China que es presidido naturalmente por el nuevo héroe Wu Lien teh que acababa de vencer la terrible epidemia.

Foto: Wu Lien Teh, heroe nacional

El discurso del vice rey Xi Liang pronunciado ante representantes de la comunidad científica internacional,  lo abre diciendo: “Las lecciones sacadas de esta epidemia, prácticamente ignoradas en China hasta estos últimos meses han sido esenciales y han llevado a que muchos de nosotros revisemos nuestras ideas sobre esta preciosa rama del conocimiento... debemos utilizar los maravillosos recursos de la medicina occidental para el bien de nuestro pueblo. Creo que la medicina moderna y en particular la higiene recibirán más atención en este país de la que hasta ahora han tenido y que estaremos mejor preparados para enfrentarnos con epidemias similares cuando sobrevengan.” 
Efectivamente a partir de ese momento China adoptó el sistema occidental de salud pública. 
Se produce aquí un encuentro revelador entre dos personalidades chinas muy distintas que cooperan y llegan a la misma conclusión. 

Foto: Xi lian Manchuria en 1911

El veterano Xi lian (el mismo que el de la foto falsificada de S. de Morant) era un alto mandarín tradicional antioccidental pero no por ello dejó de revisar sus ideas en relación con los hechos sucedidos. Xi Liang en su discurso habla de un saber científico y universal.

Foto: Wu Lien teh

El joven médico Wu Lien teh estaba formado en occidente pero no por ello despreciaba la tradición médica de su país sino que tenía un profundo respeto por ella.
Johan resalta este hecho y comenta “La epidemia creó la necesidad absoluta de integrar nuevos saberes so pena de desaparecer como el hospital de la cámara de comercio de Shenyang”.

Foto: Obra de la biblioteca personal de Johan con la que me explicó este interesante episodio.

En mi opinión este es un buen ejemplo de cómo el pensamiento chino se centra en los hechos y basándose en el apoyo mutuo lleva a establecer la cooperación en lugar de la competencia. Justo la actitud contraria de oposición que manifiesta Soulié de Morant ocultando este hecho y denigrando a su principal protagonista, Wu Lien teh en su obra.

Los chinos en 1930 durante el gobierno republicano y los japoneses en 1911, a diferencia de los franceses, optan por la profesionalización de los acupuntores no médicos. Esto es solo en parte debido a los anteriores intentos de abolir la medicina tradicional de 1929, pero es también  la continuidad lógica de su pensamiento.
Es decir aceptan la integración de los conocimientos científicos occidentales pero se oponen al monopolio médico de la acupuntura.
La institucionalización de la medicina china es inmediatamente seguida por medidas prácticas.

En 1931 se creó El Instituto nacional de Medicina. El objetivo del instituto según sus estatutos se orientó muy razonablemente a “adoptar las normas científicas para una reevaluación de la medicina nacional y para mejorar los métodos terapéuticos.”
Estos objetivos lógicos no cambiarán en los futuros Institutos de medicina tradicional china que se pondrán en marcha 25 años después tras la revolución en la China comunista.
Quiero destacar que la reevaluación no es algo teórico es llevada a la práctica en los estudios clínicos que se realizan con criterios occidentales. Estudios controlados (es decir con grupos de control del grupo que recibe la terapéutica que se quiere estudiar) y randomizados (con pacientes incluidos en los grupos al azar). Por ejemplo comparando la eficacia sobre grupos de pacientes distintos métodos terapéuticos tradicionales o comparándolos con tratamientos farmacológicos occidentales. Tras años de revisarlos comprobamos que no siempre son los métodos occidentales los que tienen peores resultados y que muchas veces es la combinación de ambos la que resulta más eficaz.    
Realizar estudios con criterios científicos modernos no supone abandonar los criterios tradicionales como la clasificación en síndromes (zhan fu) y la prueba es que se mantiene en los protocolos utilizados en algunos estudios clínicos actuales.

“En 1932 Wong chimin y Wu Lienh -teh en su obra profetizaban la aparición de una nueva medicina por fusión de la medicina china y de la medicina occidental.”

Su libro “Historia de la medicina China” (mencionado anteriormente y despreciado por Soulié de Morant) pone en continuidad el desarrollo de la medicina tradicional y de la medicina occidental, anunciando la etapa siguiente por venir, la muy deseable fusión de las dos en una “nueva medicina”.

Johan insiste en este punto fundamental. “La medicina china no puede sobrevivir y progresar más que si sus saberes son aprendidos como saberes científicos, de la misma naturaleza que los de la medicina occidental, utilizando las mismos reglas y los mismos procedimientos de comprobación. La medicina china pudo evolucionar porque portaba propuestas científicas, porque integró otros conocimientos y otros métodos, como siempre hizo a lo largo de su  historia... La transformación de la Medina China no es más que una continuación lógica de un proceso que debutó cuando ambas medicinas se encontraron en el siglo XIX en la China imperial, proceso que se prolongó en la China republicana... Esta evolución corresponde a lo que se los historiadores denominan como escuela de convergencia sino oriental.”

Tras la revolución comunista de Mao Tse Tung a partir de 1949 la iniciativa del gobierno del kuoming-tang de Chang Kaï Chek, apoyado por los colonialistas, de imponer una enseñanza concebida a imagen y semejanza de la occidental fracasó igual que la actitud de desprecio con relación a los médicos de la escuela tradicional.
Por el contrario las instituciones médicas chinas creadas en 1932 persistieron, y sus objetivos también. La integración de ambas medicinas se convirtió incluso en un objetivo todavía más importante.

Foto: Ho Chi Minh

Lo mismo sucedería mas tarde en Vietnam. Ho Chi Minh declaró en febrero de 1955:
“Tenemos que edificar nuestra propia medicina que debe ser científica, nacional y popular. Nuestros ancestros poseían unas ricas experiencias utilizando las medicaciones locales y las del norte (China). Para ampliar la esfera de acción de la medicina nos es indispensable estudiar los medios de aliar los efectos de los remedios orientales con los occidentales”[36].

En China desde la primera conferencia nacional de salud en agosto de 1950 se decidió promover la unión de los médicos y de los practicantes tradicionales a la educación moderna para dar un mejor servicio al pueblo.[37]

En 1954 se creó un departamento de acupuntura en el ministerio de salud pública. En 1955 se creó una Academia de medicina china, los hospitales, las facultades de medicina y escuelas de farmacia incluyeron una sección de medicina china.
La integración de ambas medicinas fue la línea directriz del gobierno comunista chino. Desde su fundación uno de los principios fundamentales de los servicios de salud pública fue "juntar a los practicantes de la medicina china y a los que practican la medicina occidental.”[38]

Foto: Zhou Enlai y los profesores de la Academia de Medicina China, 1961.

A pesar de ello la revolución cultural (1966-1976) fue acusada de destruir la tradición médica. No es cierto, la medicina tradicional se revitalizó. Además se incorporó a un sistema público de salud igualitario y gratuito que se esforzó por resultar accesible a todos.

Foto: Manual de los médicos descalzos

Para ello Mao creó lo que se conocería mundialmente como la iniciativa de los médicos descalzos con objeto de paliar la falta de asistencia y las penurias ocasionadas por la guerra y el bloqueo. En el campo, mas 500 millones de campesinos estaban desatendidos y frecuentemente la gente no disponía de ningún tipo de asistencia sanitaria.

Foto: Mao Tse Toung

El presidente Mao pidió “poner todo el énfasis del trabajo médico en la áreas rurales” y se hizo [39]. Se formó campesinos y obreros jóvenes para trabajar a tiempo parcial en sus comunidades seleccionados por sus compañeros y se constituyeron equipos móviles con más de 700.000 efectivos. La enseñanza de estos incluía los elementos más eficaces de las dos medicinas simultáneamente.

Foto: cartel de los médicos descalzos

Foto: Las medicas descalzas sobre el terreno.

Se les daba en 6 meses entrenamiento intensivo a tiempo completo tras lo cual se reintegraban a sus unidades de producción fundamentalmente en el campo. Luego, después de haber iniciado su trabajo en sus respectivas comunidades se les daban periodos suplementarios de formación y perfeccionamiento.[40] Basta leer los manuales de los médicos descalzos [41] para comprobar que también contenían nociones de higiene, de prevención y de salud pública occidentales, además de enseñanzas sobre el uso de plantas locales y acupuntura…
Su experiencia trascendió a la literatura como por ejemplo en el cuento de Je Siao “Un desvío hacia la aldea del dragón”[42]

Foto: enseñanza popular de los médicos descalzos.

Sus resultados fueron espectaculares, la viruela y el cólera fueron erradicadas y las enfermedades parasitarias muy frecuentes se controlaron. Incluso la OMS tuvo que reconocer los cambios obtenidos en pocos años.

 

Fotos: Médicos descalzos

Los colonialistas franceses escocidos por su expulsión de China y de Vietnam denigraron estas aplicaciones de la medicina tradicional en una óptica integrativa, invocaron la “traición” y se atribuyeron el papel de ser los auténticos depositarios de la tradición y sus guardianes. De nuevo nos encontramos con la visión colonialista aplicada a la medicina. Como es habitual esta sobrevalora el impacto de occidente sobre todos los aspectos la sociedad china según la visión supremacista blanca.
Lo cierto es que cuando los chinos se abrieron al mundo en los años 70, desvelaron otra perspectiva de su medicina muy diferente de la presentada por los acupuntores franceses “que fue rápidamente interpretada en occidente como una tradición inventada impuesta políticamente”...
En mi opinión esta acusación de una supuesta ruptura con la tradición médica, se suma a las acusaciones de todo tipo para demonizar a la China Popular y a su particular forma de  comunismo. Todo fue utilizado como propaganda de guerra que siempre precede a la intervención.
¿Dirás que aquí no hubo intervención?
No es cierto. Los occidentales y en especial Estados Unidos apoyaron siempre y de todos los modos posibles a los chinos que se autodenominaban nacionalistas contra los comunistas. Pero fueron barridos por la revolución campesina hasta Camboya desde donde hicieron varios intentos de penetrar en China. Los intentos fracasaron pero no así el inicio del próspero cultivo del opio que establecieron allí.[43]
Otros tuvieron que refugiarse en la isla de Formosa, hoy Taiwan que sigue siendo utilizada como un factor para desestabilizar a China.
No hay que olvidar que durante la guerra de Corea dividida arbitrariamente por Estados Unidos en dos como Vietnam, los chinos participaron, al lado de sus hermanos coreanos en justa correspondencia con la ayuda que estos les habían prestado durante la invasión japonesa. Tampoco hay que olvidar que durante esta guerra nunca declarada, el héroe norteamericano, general Mac Arthur propuso bombardear con bombas atómicas las capitales Chinas.
La medicina china moderna se ha interpretado frecuentemente desde el punto de vista de los acupuntores occidentales como una falsa tradición inventada, o peor aún, como una traición de la tradición médica clásica. En mi opinión, lo que sí es una traición es la perspectiva ideológica esotérica y atemporal de la supuesta tradición sostenida por algunos occidentales. La tradición que describen está fatalmente contaminada por preocupaciones metafísicas generales sin aplicación práctica pero con la ventaja de favorecer a una élite de supuestos iniciados.
La evolución de la medicina tradicional china en la China comunista no representa ninguna ruptura, simplemente profundiza la simbiosis entre ambas formas de medicina centrándose lógicamente en buscar lo que es médicamente más eficaz. Una prueba de ello es que existan 5 revistas dedicadas a esta integración publicadas en China.[44]
Para Johan “solo es el proceso evolutivo normal de todas las ciencias en todas las épocas y en todos los lugares.... China difundió a partir de los años 70 una perspectiva integradora de la medicina girada hacia la universalidad de la ciencia.” y finalmente concluye en su excelente libro:
“Como el choque de dos bolas de billar, el encuentro de las dos medicinas desvió sus trayectorias.  Francia utilizó la Medicina china para partir en busca de una tradición primordial mítica. China utilizó la medicina occidental para poner al día, en su tradición médica la universalidad de la ciencia.”

 

Notas

[1] Dr. Johan Nguyen. La réception de l'acupuncture en France Une biographie revisitée de Georges Soulié de Morant. Hamsttan Paris 2012.

[2] GERA Groupe d'etudes et de recherches en acupuncture. http://www.amcmh.org/PagAMC/index.html
GERA.

[3] Dr. Johan Nguyen. La réception de l'acupuncture en France Hamsttan Paris 2012. pgna 220

[4] Strasbourg 16 - 17 noviembre 2012

[5] Designa al Ministerio de asuntos exteriores de Francia ministère des Affaires étrangères,

[6] Joseph Needham La science chinoise et l'occident. Seuill 1973 pgna.119

[7] René Guénon 1886 Blois Francia 1951 El Cairo Egipto.

[8] André Bouny, Agent Orange apocalypse Vietnam. Ed. Demi lune. Resistances, pgna 42.

[9] Nguyen J. Science universelle ou tradition primordiale : de quoi est porteuse la tradition médicale chinoise ? Acupuncture & Moxibustion. 2010;9(2):79-82.
http://www.gera.fr/Downloads/Formation_Medicale/SYSTEMES-DE-SOINS-ET-ACUPUNCTURE/Les-problematiques/nguyen-2010-2.pdf

[10]Daniel Ganser Les Armées Secrètes de l’OTAN ´ Ediciones Demi-lune Paris, En español traducción en el viejo Topo.

[11]Boletín nº 283 1- Los antecedentes terroristas de la OTAN. La red Gladio en España . Alfredo Embid. www.ciaramc.org/ciar/boletines/cr_bol283.htm

[12] René Guénon ou la sagesse initiatique. Lucien Mérotz. La recherche de l'absolu. Plon. Paris 1962. pgna. 39.

[13] Haciendo refencia a Artaud “el teatro y los dioses.

[14] Johan vino invitado en los años 80 para un seminario que traduje y que luego se editó en libro. Johan Ngyen curso superior de semiología en MTC. Las mil y una ediciones. Madrid. 1928

[15] Un primer cuadro de estas discordancias figura en mi libro Enciclopedia de Medicina China Miraguano ediciones Madrid 1980 y una versión actualizada y ampliada en la presentación en PP del seminario de diagnóstico de mi cuso actual de medicina oriental.

[16]Alvarez Simo, Sussman, Carballo.

[17] Anécdotas personales de mis primeros contactos con los médicos acupuntores españoles a los que me dirigí para aprender dado mi interés por la Medicina China al comienzo de los años 70. A pesar de que solo era un estudiante de medicina varios me aceptaron en sus consultas.

[18] Fu Weikang Abregé de la medecine et de la pharmacologie chinoise, Editiones en langues etrangeres Beijing1986. Pgna 16.

[19]Joseph Needham en La medicina y la cultura chinas en De la ciencia y la tecnología chinas Siglo XXI Mexico 1978 pgna 124.

[20] Dr Gregorio Marañón. “Diagnóstico etiológico”. Espasa Calpe Madrid.

[21] Fu Weikang Abregé de la medecine et de la pharmacologie chinoise, Editiones en langues etrangeres Beijing1986. Pgna 101.

[22] Leprince Albert “los colores y los metales que curan” Las mil y una ediciones. Madrid.

[23] Ver presentación en PPoint sobre el deqi del curso de Medicina Oriental.

[24] Se trata de La materia médica de Shen nong, Shen Nong ben cao jig, del siglo II que resume la experiencia acumulada de muchos médicos anteriores.

[25] Aunque Soulié de Morant utilizaba fitoterapia occidental en diluciones homeopáticas según René Boudiol, reflexo terapeuta francés autor de libros sobre iridología, auriculoterapia.

[26] Fu Weikang Abregé de la medecine et de la pharmacologie chinoise, Editiones en langues etrangeres Beijing1986. Pgna 19.

[27] Joseph Needham “Protoendocrinología en la China medieval” en “de la ciencia y la tecnología chinas” Siglo 21 Mexico 1978.

[28] Soulié de Morant “las ciencias ocultas en China: quiromancia china” Las mil y una ediciones. Madrid.

[29] Joseph Needham. La science chinoise et l'occident. Seuill 1973

[30] Albert Champrault, “Tratado de Medicina China” en 6 vol. La Charente Angouleme Francia

[31] Hay una versión en español de la primera edición en editorial Cabal.

[32] Pierre Huard Ming Wong “La médecine chinoise” PUF 1969. Pgna 120

[33]Esta dicotomía ya aparece en mi primer libro de acupuntura escrito a finales de los 70 que expone la visión de Soulie de Morant y sus discípulos como Niboyet, pero matizada con las enseñanzas de Nguyen Van Nghi y de los primeros libros en lenguas extranjeras publicados en Pekín.

[34] Needham “un taoiste d'honnheur. de d'embriologie a la civilisatión chinoise” entretiens avac didier Gazagnadou. Ed. du félin UNESCO Paris 1991 pgna 87.

[35] EMBID ALFREDO El fraude de la guerra contra las drogas 1ª parte. Producción y tráfico en su marco histórico desde el siglo XVI Relaciones con el complejo médico industrial Presentación en Power Point
http://ciaramc.org/ARCHIVOS/PRESENTACIONES/Trafico_drogas_1parte.pps

[36] Alfredo Embid “dossier medicina en Vietnam” Revista Médicina Holística nª 49 – 50. pgna 80

[37] LA MEDECINE EN CHINE COMMUNISTE (1949-1965). Allen EJ. Méridiens. 1969;7-8:19-34.
http://www.gera.fr/modules.php?name=Downloads&d_op=getit&lid=2589

[38] UNE NOUVELLE SCIENCE PAR LA FUSION DES DEUX MEDECINES CHINOISE ET OCCIDENTALES. Ling Yang. Bulletin de la Société d'Acupuncture. 1959;33:31-5.
http://www.gera.fr/modules.php?name=Downloads&d_op=getit&lid=2590

[39] EMBID ALFREDO "MEDICOS DESCALZOS: EL CASO CHINO" Revista de Medicina holística nº45 1996 pgna 7.

[40] Un siècle d’enseignement de la médecine en Chine. Hor Ting. Acupuncture et moxibustion. 2006;5(3):238. http://www.gera.fr/modules.php?name=Downloads&d_op=getit&lid=1733

[41] Manual de los médicos descalzos. 2 vol. Editorial Cabal Madrid.

[42] Las semillas y otros cuentos Ed. En lenguas extranjeras Pekin 1974 Pag. 84

[43] EMBID ALFREDO El fraude de la guerra contra las drogas 2ª parte. Producción y tráfico en su marco histórico desde el siglo XVI Relaciones con el complejo médico industrial Presentación en Power Point
http://ciaramc.org/ARCHIVOS/PRESENTACIONES/Trafico_drogas_2parte.pps

[44] Revistas publicadas en China sobre la Integración entre medicina tradicional china y medicina occidental http://www.gera.fr/modules.php?name=Downloads&d_op=viewdownload&cid=65